...Mujer Inconveniente ...Qué decir........repetiré que no hay mucho qué decir? Carajo ya lo hice...me sigue gustando Batusay

12 septiembre, 2008

ELLA DECÍA QUE EL AMOR ESCLAVIZA


Deseo escupir a tu bello rostro, qué harias eh?

Pero miro hacia abajo, me sostiene una nube de hormigas
y este deseo reprimido de entrar al baño de la tienda y escaparme en un puff me está carcomiendo.


Sigo aquí y tu sigues hablando
tu vena se hincha y miro hacia el cielo, eras tan grande cuando te conocí!!
Tenias esos mismos converse verdes de todos los días, y parecías un girasol en medio de la noche,
me gustabas
me gustabas así como eras
desgreñadita,
parlotera, medio despistada, irreverente y exacta.

Fumabas y reías, no te importaba llegar tarde a casa, a veces después de tanto vino en caja, te recostabas a mi pecho y la brisa de la muralla te hacia dormitar,
entonces ya eras la grande, la mamacita que quemaba con su aliento mi cuello drogado. Yo habría podido grabar tus ronquidos y hacer un remix para bailar alucinado toda una noche con ellos.


Tu vena sigue hinchándose cada vez más, sé que si te respondo, la cátedra se extenderá dos horas, si me echo a andar gritarás tras de mí, te lanzarás a un carro o me lanzarás un zapato. No me gusta ser percibido, pero tu voz alta y chillona ahora me tiene bajo reflectores. Tu obra apenas va en primer acto.

Cuando te amé eras grande. Tenías el control y yo era un perro lamiendo los huesos que tirabas de un famoso conejo que un día mataste entre tus dedos. Eras la máasssss y yo un simple can faldero, manejabas mi tiempo, y mis pasos siempre andaban tras el vestigio
de los tuyos, descifraba tus canciones preferidas, forzaba encuentros casuales en cualquier calle, no sabias tú que yo corría rodeando tu ruta para encontrarnos cara a cara en la otra esquina, me aprendí tu itinerario querida mía, el control e indiferencia definitivamente te daban una irresistible superioridad. 100% feromonas.

Y no me amabas.

Me decías que “amar es esclavizante” y a veces, mientras sostenías entre tus dedos asesinos mi rostro de fiel escudero, me cantabas casi pegando tus labios a los míos - En mi casa no hay nada prohibido, pero no vayas a enamorarte-

Maldije mil veces al periquero Sabina.

Lamí los huesos que me lanzaste hasta lamerte el corazón, y a tu corazón le pegué mi lengua hasta casi palidecerlo, ahora creo que mi saliva tiene algo que ver con el comodoro, fue bonito verte debajo de mí la primer vez que te hice mía, tú con esa cara de niña mimada, poseída;
pero ese gesto de rendición y suma entrega se prolongaron hasta hacerse mi pan de cada día, he aquí el epicentro de este mierdero.

Me has entregado las llaves de las mil puertas y tu agenda la has ceñido a la mía. Me dices que dejarás de fumar y bien por ti!
pero luego dices que lo hagamos ambos, que deseas ponerte tetas mas grandes, y veo que te has pintado el pelo, noté que tu maquillaje se va excediendo y no se ahora a quien diablos imitas. Y todo lo haces espiando mis reacciones, te has ido marchitando y ya no eres aquella flor fluorescente en medio de la nada.
Eres pabilo humeante y te apagas.


Estas apagada y tus reproches en plena plaza me están puteando la paciencia, esa venita tuya explotará en cualquier momento,
- Desaparecerme en un puff- me digo.

Estas a punto de llorar, y ya no usas esos converse verdes, te has quebrado, chiquilla, eres una amapola seca con tallo quebrado, te adivino hecha polvo mientras aquella chica punk me mira deseosa tras sus espesas líneas negras de lápiz para ojos. Sonríe y es amenazante, me saca su lengüita roja y noto que usa converse fucsias , lástima el atuendo extravagante, ella me electriza mientras tú me manoteas un poco , entonces bajo los reflectores del show derribo tus manos de alambre - Cállate!, ya me hartaste loca!- te gruño entre dientes revelándote mi mayor gesto diabólico ..... Te quedas suspendida en el silencio, al reaccionar gritas -Maldito, todos son iguales! - Me chillas amenazas de suicidio con tu voz casi silbante, das la vuelta y antes de perderte calle abajo, noto que ese gran culo redondo sigue allí, pero es solo cascarón. No se a donde se fugó mi chica, eso que va reptando no es por lo que yo babeaba.

Mutaste! - mierda!!

La tarde termina con un cigarro entre labios, y la firme convicción de que mi próxima erección de perro esclavo, no será para ti.

..detalle fetichista para Pedro Blas.

..detalle fetichista para Pedro Blas.