...Mujer Inconveniente ...Qué decir........repetiré que no hay mucho qué decir? Carajo ya lo hice...me sigue gustando Batusay

09 septiembre, 2007

TENTATIVAS DE HUIDA

Tengo tu cabello, entre mis dedos, pero tengo miedo a ir allá.
Jorge Villamizar



Le escucho hacer planes de días perfectos, acaricio su abundante cabellera negra.
Afuera el sol es inclemente. Bárbaro, diría vale. Yo le sigo escuchando y acomodo mejor su cabeza entre mis piernas, mira hacia el techo y a veces juro que las dos gotas de agua que contienen sus ojos solo divisan oscuridad.
Pasa sobre todo cuando queda en total silencio mirando hacia ningún lado, cuando se pierde en no se qué ideas o recuerdos.

Esta vez se ha reído. Se ríe y menciona lo curioso que es ver mis senos desde ese ángulo, sigue haciendo planes de días fantásticos. Pero ya me he ido. No estoy. He saltado por la ventana y como un gavilán sobrevuelo los tejados de este caserío al borde de un mar envenenado hace mucho tiempo con metilmercurio. Voy buscando con la agudeza de mi vista algo que me de la sensación de jugar una ruleta “la muerte o la gloria”…lo más cercano a la gloria lo he dejado al saltar por la ventana. Aprieto los párpados y aspiro el aroma de su cabello, trato de que mis dedos jugando a la hormiguita lleguen hasta su ombligo, pero mis brazos no llegan hasta allí.

V, se podría decir, tiene lo buena gente y noble de la mayoría de los feos, y la belleza del mejor ejemplar masculino. Cómo rayos tengo conmigo a un tipo así????

Cuando le conocí me dije “Mierda! Cuidado….aquí pierdes el año!”…siento que voy perdiendo el año y viene a mi mente la frase que dijo una vez alguien muy querido:

“Y entonces, ¿Qué hago ahora? ¿Dónde pongo lo hallado? estos últimos años, centenares de días construyendo esta odiosa pero íntima soledad de mí mismo”……. y por fin me puse en los zapatos del tipo…un día cualquiera entra el amor a tu casa; sin pedir permiso se instala y toda esa construcción de soledad se va a la porra… esa personita ya hace parte de ti. La vaina Puede llegar a ser una película de terror si te pones a pensar que ése Batusay en cualquier momento podría sacar su Katana y hacerte el corazón rodajitas y pare de contar. V, es en potencia mi verdugo, y mi salvador.

Tan inmune que pretendo ser, Ja!…si la gente supiera que, este tipo se coló en mi vida volviéndome en este punto un autentico fraude…

Vale me saca de mis pensamientos con una pregunta; le respondo y me habla de su punto de vista en cuanto al tema…me habla del mandatario Álvaro Uripitufo, su tendencia Gargameliana y esas cosas, con sus manos roza mis pantorrillas y otra vez me le he escapado, no lo sabe pero esta vez me lo he llevado conmigo y ahora somos Bonnie y Clyde después de asaltar quince bancos de este mohoso corral, huyendo a tierras gauchas o cubanas, yo qué voy a saber!
He distorsionado el fin de la historia, no quiero acribillamientos.

-En qué pensás baby?
-En ti, en mí. Me embruja el olor de tu pelo!
-De seguro te gustará mucho más si hueles mi cuello. Jájájá.
-Ututuyyyy….ven aquí!


Vale sabe que me encanta mi olor natural y se ha adherido a mi gusto. Tengo arrebatos de besarle, levantarle, lamer y morder su espalda, para terminar con mi cara pegada a su nuca.

-Levántate un poco, quieres? Deseo hacerte unas cositas, jejeje.
-Que trama tu mente retorcidita, Nena mía?
-Probar mi chute de Fentanyl personal, Pibito.
-De qué?
–pregunta V frunciendo el entrecejo y retorciendo suavecito entre sus dedos índice y del medio mi pezón derecho.
-Fentanyl, un opiáceo bebé, con efectos superiores a un buen orgasmo. Lo utilizan en las clínicas para anestesiar.
-Y vos como sabes eso?
-Leyendo, Buuuu!... Crees que lo que conozco lo he aprendido sólo practicando?
-No no no.
-Dice imitando un beso sostenido- Solo pregunto.

Ya a estas alturas sus dedos sintonizadores han logrado su efecto.

Resulta que cierto médico anestesiólogo, descubre por azar (Gracias a los comentarios de una paciente trabada por la anestesia) los deliciosos y traicioneros favores del maldito narcótico, y el tipo queda en la inmunda, hecho una real mierda, cambiando en un hueco de bazuqueros e indigentes consultas médicas por ampolletas. Todo el efecto que causa un comentario, señores.

Nunca pensé que V tuviera la tendencia a coleccionar las traducciones de cierto libro para niños, por el cual también tengo debilidad, solo bastó un comentario, para que se resquebrajara un poco mi actitud distante pero cordial, luego se vinieron otros detalles Y heme aquí, poniéndome dosis cada vez más fuertes de este estupepapito.
Fumo el famoso cigarro post coital, y miro por la ventana el horizonte marino.

-Qué vida estamos llevando mi amor, mirá que no hemos almorzado aún…bota ese cigarro y ven de nuevo aquí…muackkkkk, debemos ducharnos

V se levanta de la cama y me abraza por la espalda, sonrío, tiro la colilla y me restriego contra él como una gata.

-Me acordaba ahora de un cuento.
-Qué cuento…
-…..No importa chiqui…solo es un vago recuerdo
-Adelante…
-Mmmmm…En una habitación calurosa de una vieja casa del centro de esta ciudad, un incipiente hombrecito de tendencias ambiguas, le reprochaba a su chica que ella no sabía querer, que era muchas y ninguna, él alargaba la letanía y ella ponía cara de pedernal, la mirada vacía, luego un cruce de palabras y los besos ponían punto final. El chico a veces desprendía plumas del cuerpo, y ella las guardaba para armarse unas alas y escapar de él cualquier noche …Felizmente el romance fue a parar a las cloacas, y ella una vez más, sintió que se le escapaba por enésima vez a las trampas del amor.
-Y las alas?
-Nunca las terminó.


Sin deshacer su abrazo V me guía hasta la cocineta lanzándome una pregunta:

-¿Pero quien le metió entre ceja y ceja a esta niña, que quien ama termina jodidamente destruido?
-………


Nos llenamos de calorías y volvemos a la cama, otra vez su nuca reposando sobre mi pubis; no hay ganas de hablar de gran cosa, este hembro ahora comenta lo bello que le parece este sector de la ciudad, y le secundo con una pregunta:

-Te gustaría vivir en San Diego, Pibito?
-Ah! Tiene buen clima, maravilloso clima!
-No no no!...San Diego…Este sector amurallado de …de aquí…
-Ah, pero me decís que es bastante costoso aquí, no?
-Y que tal cuidar la casa de algún magnate? Esta gente a diferencia del pobre no va dejando esparcida su simiente por cada lugar que pisa. Pero te asombraría la de casas que compran, pareciera que por compulsión, casas que vienen a vivir por cuatro o cinco días cada cinco o seis años.
Juan de Dior me ha dicho que después de diez años viviendo en una casa es viable la prescripción, y nos evitamos juntar más de tres mil millones de pesos pa´ comprar una! Final feliz!
-Baby, estás tonta, este puto calor te está afectando
-Ajá, bueno….no me pares bolas, la prescribo yo sola…


V apoya su codo contra el colchón, levanta un poco su espalda de pecado para girar su rostro con gesto pícaro hacía mí.

-Escucháme, yo conozco una vía más fácil…atracá en un súper market, un banco, ¡Qué se yo! Dejáte atrapar y yo me comprometo a hacerte visita conshugal al reclusorio de mujeres todos los domingos…vivirás en San Diego no?

Se ríe, vuelve a descansar su cabeza en el mismo sitio y retrayendo sus garras, aprieta ahora con sus manos mis Pantorrillas. Sus piernas están flexionadas y con el talón derecho golpea rítmicamente el colchón.

-Tonto, búrlate cuanto quieras, todo bien…ya te quitarás el sombrero ante mí cuando mate el tedio de este pueblo con una gran hazaña!
-Mi súper princesa!


Me levanto me dirijo al ventanal, hay una que otra pluma reposando en el piso. Respiro profundo y mirando hacia afuera enciendo otro cigarro; él, tomando el control del TV, inicia su sesión de zapping y nos quedamos en silencio.

De vez en vez le miro, trato de que no se entere, sin darme cuenta me muerdo los labios. “tengo tu cabello entre mis dedos, pero tengo miedo ir mas allá” tarareo con voz casi inaudible.

Cada vez que siento mi corazón de mantequilla, aprieto los ojos y me repito mentalmente que no le quiero, que amor no hay por ningún lado.
El amor….lo huelo y percibo en él un problema mayor a deberle a los paga diario, o llevar por donde te metas ese lunar espantoso llamado Data crédito.


Anochece, hemos preferido no salir a ningún lado, no vestirnos, no bajar de la cama, seguir consumiendo y quemando calorías de forma alterna, y ahora le veo dormir. Entonces bajo de la cama con sumo cuidado, saco de su escondite las alas que noche tras noche he ido construyendo en silencio.
Las noches.
Esta se me anuncia especial, insinuante, con vientos prometedores y al borde de la cornisa respiro una bocanada de solitaria libertad

1,2 y…

Pero que va, este puto corazón se me ha vuelto de mantequilla.


Las alas vuelven a su puesto y yo al mío, quiero rozarle pero no deseo que se despierte. De repente mi intuición me regala la certeza de que V jamás durmió, y ahora en la penumbra, (Como quien gana una partida de póker) sonríe.



..detalle fetichista para Pedro Blas.

..detalle fetichista para Pedro Blas.